Mossos d’Esquadra lanzan dos pelotazos sin motivo a unos ciclistas

Así lo relata un testigo de lo ocurrido. El video es explícito:

Pasados unos minutos donde solo se sentía calma, ocurrió algo triste. Una pareja de ciclistas estaban parados en la esquina de Fontanella con Plaça Urquinaona, sin llamar la atención y mirando al bloqueo policial. Sin mediar palabra recibieron un pelotazo desde la barrera. El chico increpó a la policía, y recibió un segundo pelotazo, lo que causó un enfrentamiento verbal de ambos chicos y la consternación por parte de la gente que lo presenciaba.

Recogí una de las pelotas de goma y se la entregué al agredido. Me dejó hacerle una foto de los dos moratones que ahora tiene en la pierna. No entendía por qué habían actuado así y lamentaba tener que llevarse ese recurdo a casa.

Visto esto, volví a casa con un sabor agridulce. Unos lo hacen bien, otros lo hacen fatal.

El resto del relato en la Web podridos.

Mamá, ¿por qué los policías no hablan en vez de usar sus pistolas?

29 de marzo de 2012.
Huelga General del 29 de marzo.
Barcelona.
Fuente video: SiRViRuZ en YouTube.
Fuente de texto: Web podridos.

Relato personal de la Huelga General del 29 de Marzo del 2012

Ayer 29 de Marzo decidí participar en la Huelga General convocada por los sindicatos. Yo no me considero de ningun color especial, así que no llevaba pegatinas ni pancartas. Solo llevaba conmigo un movil con twitter y radio, y una cámara especial para grabar videos. Lo que publico aquí es lo que consideré oportuno filmar, y mi relato de lo que vi y viví.

Inicié el día a las 10 de la mañana aproximadamente. El barrio de For Pienc y el cercano Arc de Trionf estaban tranquilos. Parecía un día cualquiera, cercano a un domingo. Pero tal y como me acercaba a Plaça Catalunya, los pequeños grupos de gente aparecían caminando arriba y abajo.

En Plaça Catalunya hice parada obligatoria en la puerta de El Corte Ingles con Ronda Sant Pere. Allí dos furgones custodiaban la entrada norte del comercio, permitiendo entrar y salir a gente mientras protegían la entrada de piquetes y manifestantes.

En el quiosco que hay justo en frente, había una gran aglomeración de gente, y al acercarme ví que habian detectado a un grupo de policía secreta y los habían apartado del grupo. No se oian increpancias de ningun tipo, aunque las miradas en ambos sentidos tenian su propio lenguaje. en el tramo donde se aparcan autobuses había cerca de 10 furgonetas de la BRIMO.

Despues de ojear al grupo de secretas, me coloqué entre las furgonetas y la boca de metro, y encendí la cámara. Acto seguido se abrieron las furgonetas y uno de los agentes dijo “Vamos a sacarlos de ahí”. Este es el video.

Una vez pasado el momento, me quedé a la sombra del edificio observando. La actitud era tranquila en todo momento, y con un comportamiento habitual en estos casos. La gente que salía del comercio era vitoreada, y en cambio los que entraban recibían abucheos. Solo en un caso concreto hubo enfrentamiento verbal, cuando un hombre salió del comercio, fue aplaudido y aplaudió con aire cínico a los piquetes, que se enfrentaron levemente y únicamente de forma verbal con esa persona.

La entrada sur del comercio condensaba a un numero mayor de gente, quizá unas 60-80 personas, y el ambiente era tranquilo.

Decidí dirigirme a Plaça Universitat, donde ya se empezaban a congregar grupos sindicalistas y manifestantes con pancartas de protesta.

Rodeé a los grupos y volví al centro en dirección a Passeig de Gracia.

En Passeig de Gracia se concentraba parte de la movilización policial, ya que en esa zona se estaban llevando a cabo cortes de circulación colocando obstaculos de todo tipo. Los manifestantes más activos incendiaban basura en los carriles centrales y colocaban barricadas hechas con vallas de obra. Con esto llegaron a cortar en varias ocasiones el cruze de Passeig de Gracia con Caspe o Diputación (no recuerdo cual de las dos).

Las patrullas de la BRIMO pasaban de vez en cuando y realizaban amagos de carga para dispersar a los pequeños grupos (completamente inofensivos) para a continuación desmontar las barricadas. El trabajo era rápido debido al poco numero de manifestantes y a la sencillez y movilidad de los obstáculos.

En el lado este de Passeig de Gracia localicé a un grupo de manifestantes de los cuales una chica tenia cierto protagonismo. La chica obtuvo la atención de los Mossos d’Esquadra, que por algún motivo le hicieron caso y llevaron a cabo una carga leve. La gente reaccionaba levantando las manos e increpando a los agentes indicando que no estaban actuando con violencia. Los periodistas rapidamente se agrupaban en torno a los grupos para obtener algun video u foto, y los agentes se retiraban sin incidentes remarcables.

El ambiente no era nada alarmante siempre que se mantuviese una distancia prudencial. Incluso hubo un momento en que se formó una pequeña sentada en el centro de la via de Passeig de Gracia por la cual pasaban las furgonetas de la BRIMO y no hubo ningún tipo de choque. El ambiente, en todo momento, daba confianza.

Me dirigí más arriba y me encontré con algo más de movimiento. La entrada del Hotel Comptes de Barcelona empezaba a ser sitiada y creo pensar que hubo intentos de entrar dentro. Agentes de la BRIMO despejaron de forma tranquila y sin incidentes graves la zona, salvo por una chica que intentó quedarse en la puerta y fue retenida.

Una vez la zona quedó controlada, los Mossos d’Esquadra acordonaron temporalmente el cruce de calles para proteger la entrada al hotel.

Una vez la zona quedó bloqueada, un grupo visible de policía secreta apareció por el lateral izquierdo y se dirigió a la calle Domingo. Un gran grupo de manifestantes y periodistas los siguió, desviando la atención del hotel hacia otra zona. He de indicar que este grupo de policía secreta llevaba porras extensibles ocultas en el interior de la mano y antebrazo.

Más tarde, probablemente el mismo grupo de policía secreta llevó a cabo alguna acción y recibió una recriminación grave por parte de los manifestantes, que los ahuyentaron a la carrera hacia una furgoneta de la Guardia Urbana. El grupo probablemente se sintió algo desprotegido porque en ese momento no había ningún grupo de la BRIMO cercano. La furgoneta de la Guardia Urbana recogió a la policía secreta y se dirigió hacia calle Balmes.

A partir de este momento la cosa se calmó mucho. Las furgonetas de los Mossos d’Esquadra se colocaron en su mayoría en uno de los cruces de Balmes. Era la hora de la comida?

A eso de las 3 las furgonetas iniciaron de nuevo sus trayectos hacia el sur, y parejas de policía secreta siguieron el mismo camino a pie.

En mi caso, me dirigí a Passeig de Gracia y me uní a los grupos de manifestantes y sindicatos que ya se empezaban a agrupar por la zona, y me tomé un descanso. Durante toda la tarde me dedique a observar a manifestantes hasta encontrarme con amigos en el cruce de Diagonal con Passeig de Gracia. He de decir que llegar hasta ese punto me llevó media hora aproximadamente. La aglomeración de gente incluso en los laterales no permitía caminar.

Iniciamos la marcha con mucha calma. Nos situamos a la cola, dejando detrás solo a una 30 personas dispersas y a los coches patrulla de la Guardia Urbana que iban abriendo el trafico. Frente a nosotros una verdadera marea de gente se movía con lentitud en dirección sur, y a lo lejos solo se atisbaban columnas de humo. Por lo visto la “guerra” estaba localizándose en Plaça Catalunya, donde la batalla campal entre violentos y mossos se cobraba algunos heridos.

Nuestro grupo llegó a disolverse pronto, asi que decidí volver a primera linea. Al llegar a Plaça Catalunya ví que todas las entradas habian sido bloqueadas. Durante mi camino oia escopetazos, pero al llegar al cruce el panorama era tranquilo. Cabe destacar que en primera linea se encontraba al Grupo de Bomberos de AENA. De vez en cuando se aparentaban cargas, pero no eran nada más que amagos.

A lo lejos se visumbraban las luces azules de las furgonetas, y de vez en cuando se desplazaban de un punto a otro. Se oian escopetazos periodicamente, y llegado un momento la congregación de furgonetas se centro en nuestra calle.

He de destacar algo que vi personalmente. Un chico con cazadora guerrera, bandera alemana, pelo y barba rubio, lanzaba una piedra hacia la policía. Lo hacía manteniendo una distancia y con un considerable numero de personas en medio. Acto seguido dos manifestantes le agarraron del brazo y le increparon, invitandole a hacerlo en frente de la policía si era tan valiente, y avisandole que estaba jugando con la seguridad de otros manifestantes que no estaban siendo violentos.

Este violento resultó ser extranjero y no hablar español, por lo que uno de los manifestantes pacíficos le hizo la correspondiente traducción en ingles. Una compañera del violento se interpuso en la discusión y enseñó la mano inchada, gritando “Revenge!” (venganza), pero fue retirada del lugar por su compañero y desaparecieron del lugar.

Los bomberos iniciaron un diálogo con los mossos d’esquadra, que llevó bastantes minutos.

Pasados unos minutos, me acerqué a primera linea y escuche a uno de los mossos avisar a otros de que se preparasen para salir de las furgonetas e iniciar la dispersión. En ese momento me alejé y mantuve una distancia prudencial. Mi sorpresa vino cuando desde la megafonía de una de las furgonetes se lanzó un aviso, “Carga policial inmediata. Abandonen la calle” (quizá no dijo eso exactamente, pero el significado era ese). Se avisó dos veces, con lo que el grupo de manifestantes tuvo la posibilidad de caminar con calma calle arriba y dispersarse sin incidentes.

Ya en mi camino a casa decidí pasar por Plaça Urquinaona. Por el camino me encontraba calles cortadas y multitud de containers quemados. La plaza había sido un campo de batalla, y los accesos a Plaça Catalunya por Fontanella i Passeig Sant Pere seguían cortados. Me dirigí a Fontanella con Laietana y me acerqué al parque. Había muy poca gente, la mayoría concentrada en la esquina de Fontanella con Laietana y pegados al muro, casi codo con codo con el muro de mossos d’esquadra. Sonaron tres petardos seguidos cerca de un camión de bomberos que intentaba apagar un container incendiado.

En un momento de despiste, no alcancé a filmar, pero si ver, como un grupo de policía secreta capturaba a alguien cerca de la boca de metro, y eran escoltados rápidamente por los mossos d’esquadra hacia calle Fontanella.

Pasados unos minutos donde solo se sentía calma, ocurrió algo triste. Una pareja de ciclistas estaban parados en la esquina de Fontanella con Plaça Urquinaona, sin llamar la atención y mirando al bloqueo policial. Sin mediar palabra recibieron un pelotazo desde la barrera. El chico increpó a la policía, y recibió un segundo pelotazo, lo que causó un enfrentamiento verbal de ambos chicos y la consternación por parte de la gente que lo presenciaba.

Recogí una de las pelotas de goma y se la entregué al agredido. Me dejó hacerle una foto de los dos moratones que ahora tiene en la pierna. No entendía por qué habían actuado así y lamentaba tener que llevarse ese recurdo a casa.

Visto esto, volví a casa con un sabor agridulce. Unos lo hacen bien, otros lo hacen fatal.

Edit: Añadido un enlace a la foto con los dos moratones en las piernas del ciclista.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s